|¡TIENDA ONLINE! ES |  EN |  FR |  DE |  PO |  IT |  RU |
Noticias y actualidad

Jamones y Embutidos La Hoguera, Sabor de Antaño

20

Feb 2018

¿Cómo elegir el jamón perfecto?

/ Escrito porEmbutidos La Hoguera

El jamón es una de las joyas de la gastronomía española. Hay muchos tipos de jamón, según la raza de los cerdos, la alimentación o el tiempo de curación. Te contamos las claves para que no te equivoques cuando tengas que elegirlo.

 

Jamón y paleta:

 

Bebemos distinguir entre jamón (patas traseras) y paleta (patas delanteras). Los jamones pueden superar los 8 kilos de peso, mientras que las paletas suelen rondar los 4 o 5 kilos. Las paletas se curan antes, aunque la proporción de tocino es mayor que en los jamones.

En la calidad y el precio del jamón, que pueden variar mucho, influyen muchos factores. El hecho de comprar la pieza entera o hacerlo al corte. Si optamos por esta última opción, el jamón nos saldrá bastante más caro.

 

Distintas variedades

Dentro de jamones y paletas podemos distinguir básicamente entre ibéricos, cerdo blanco y duroc. Pero a su vez, dentro de cada grupo hay variedades en función de su elaboración:

 

Jamón ibérico

  • Bellota 100% ibérico.
  • Bellota ibérico.
  • Cebo de campo ibérico.
  • Cebo ibérico.

Jamón de cerdo blanco

  • Gran Reserva.
  • Reserva.
  • Bodega.
  • Baja curación.

Jamón Duroc

  • Duroc

La calidad, el perfil nutricional, el sabor y el precio revelan las grandes diferencias entre un jamón curado sencillo y el jamón ibérico de bellota.

 

 

Para reconocer un jamón ibérico, debemos tener en cuenta que el hueso de la pata es más largo que el del jamón blanco y la forma más estilizada.

 

La pezuña suele ser oscura y la grasa funde con facilidad a temperatura ambiente, lo que puede provocar que el jamón gotee, sobre todo si es de bellota.

 

Comprueba que en la pieza entera aparece integro el precinto y que el color corresponde con la categoría anunciada en la etiqueta.

Este tipo de jamones debe llevar una etiqueta de trazabilidad y del tipo de alimentación: cebo, cebo en campo o bellota.

 

En el caso de comprar un jamón blanco, éste debe indicar el tiempo de curación, y a mayor curación, más calidad. En ocasiones, los jamones de larga curación se denominan grasos, puesto que únicamente las piezas con una elevada proporción de grasa soportan bien un reposo prolongado.

 

No te fíes de las ofertas de jamón a precios excesivamente baratos: compruebe la identificación, el precinto, la etiqueta... No es razonable que hay jamones ibéricos 100% bellota a 160-180 euros kg en pieza.

 

 

*Fuente OCU